Link with options

Cata de Café

La cata de café es un proceso que permite distinguir las virtudes y defectos que puede tener un café que personas con amplia experiencia nos pueden describir y expresar de manera ordenada sobre la base del protocolo de la Sociedad Americana de Cafés Especiales – SCAA que considera los siguientes atributos: la fragancia y aroma, sabor, sabor residual, acidez, cuerpo, balance, uniformidad, taza limpia, dulzor e impresión global

Fragancia es el olor que emana de café tostado y molido sin que haya entrado en contacto con el agua mientras que el aroma es el olor que libera una vez que se agrega el agua hervida.

Acidez es una característica deseable del café que se expresa en tonos cítricos como toronja, lima, mandarina, limón.

Cuerpo es la expresión que se manifiesta en la densidad de la bebida debido a la presencia de aceites. Se pueden distinguir cuerpo cremoso, mantequilloso, liso, suave, delgado, medio.

El sabor se puede identificar una vez que el catador ha probado la bebida y se refiere a la impresión general de fragancia, aroma, acidez y cuerpo.

Sabor residual es la sensación que se percibe inmediatamente después que el café es ingerido. Se busca sabor agradable y jugozo en el post gusto.

Uniformidad se refiere a la consistencia del sabor en las diferentes tazas probadadas.

Balance se define como los aspectos del sabor, sabor residual, cuerpo y acidez que se complementan y trabajan juntos.

Taza limpia se refiere a la ausencia de impresión negativa en las distintas tazas a catar.

Dulzor es uno de los atributos del café arábica por la presencia de carbohidratos y se pueden relacionar con frutos dulces.

Impresión global apreciación sobre las diferentes cualidades que haya encontrado durante el proceso de cata.

Cada atributo puede tener un puntaje de hasta 10 puntos. En el resultado final se puede considerar como un café especial si supera los 80 puntos.

logo-montcafe[1] logo-montcafe[1] logo-montcafe[1]